Inicio

Visita del Sr. Obispo, subida del Cristo al Calvario.

Nuestro Obispo, Monseñor Casimiro Lopez Llorente, acudió puntual a la cita que tenía, el pasado miércoles día 31 de marzo, con el Pueblo de Torreblanca.

Tras un breve paso por Sacristía, iniciaron un recorrido por el interior de la Iglesia, mientras la banda de Música iba tocando.

Nuestro Cura - Párroco D. Nuno Vieira, pronunció unas palabras de agradecimiento por la visita Pastoral y nos reveló que al poco tiempo de llegar a esta parroquia, una familia le anunció la intención de regalar una «pieza» que aumentase la devoción y el amor a la Sagrada Eucaristía. Nos recordó que, ya en siglo XIV, en tiempos de la recuperación de la Custodia robada por los Berberiscos, Torreblanca, ya sentía un amor profundo a la Sagrada Eucaristía. Especialmente, quiso mostrar su agradecimiento a la Cofradía del Santísimo Sacramento, que estaban allí presentes.

D. Nuno Miguel, nos explicó el esfuerzo realizado en los últimos meses para conseguir que esa «pieza única», hecha a medida, estuviera ahí, esa misma noche, en nuestra parroquia, y pidió al Sr. Obispo que la bendijera.

Terminadas sus palabras, el Padre Nuno, se acercó al nuevo Sagrario, que estaba oculto tras una tela de color rojo, y lo destapó al tiempo que se pudo escuchar por parte del público un clamoroso, «oooohhhh!», seguido de un fuerte aplauso.

Posteriormente, Monseñor Casimiro Lopez, tomo la palabra, y nos comunicó que para un Cristiano no hay nada mas hermoso que tener como es debido a su Señor en la Eucaristía, se unió a todos nosotros, dando las gracias por este regalo, por este don, a esta Parroquia, porque dignifica el lugar donde vamos a conservar, querer y rezar al Señor.

El Sr. Obispo, procedió a dar la bendición al resplandeciente Sagrario, y a continuación, fueron al altar de San Antonio de Padua, donde se encontraba Jesucristo Eucaristía, tras unos minutos de respeto, comenzó la Procesión, acompañados por la Cofradía del Santísimo Sacramento, y fueron llevando a Jesús Sacramentado bajo un palio en forma de «umbrella» hasta llegar a el altar, mientras la Banda de Música tocaba «Triunfal», en unos momentos portentosos. 

Viva Jesús Sacramentado, viva y de todos sea amado. Padre Nuestro, Ave María, Gloria. Viva Jesús Sacramentado, viva y de todos sea amado.

A continuación, comenzó el rezo de las Llagas al Santo Cristo del Calvario, destacando la encomiable actuación del Grupo Coral y de la Unión Musical de Torreblanca, especialmente, la interpretación de nuestro Tenor Primero, Vicente Llombart.

Al finalizar el rezo, Monseñor tuvo unas palabras de cariño y respeto a Dios, ante el pueblo de Torreblanca y acto seguido las familias responsables, tomaron el Santo Cristo y comenzó la Procesión hacia el Calvario; Sacristán y monaguillos, público asistente, Niños del Calvario, familia «els Blancos», con la Dolorosa, Familias con el Santo Cristo, Cofradía del Santísimo Sacramento, Sr. Obispo, Arcipreste, Mn. Nuno, Autoridades, Banda de Música y Grupo Coral.

Para finalizar el considerable acto,  Mons. Casimiro Lopez, dio la enhorabuena por el magnifico comportamiento de todos los asistentes y por el amor al Señor que demuestra tener, cada dia, la gente de Torreblanca.


 

Historia de la familia encargada de la bajada a la iglesia de Torreblanca y posterior subida, al Calvario del Cristo. (Por Tere Soldevila).

Como cada año y por herencia, corresponde a una familia al bajar el Cristo del Calvario hasta la iglesia parroquial de Torreblanca, y su posterior subida a la ermita del Calvario.

Este año 2010, ha sido Pablo Mendez, el que ha cargado con la Cruz a cuestas, acompañado de sus dos hijos, Pablo y Tania, su mujer Tere y su madre Pepita.

Por herencia son los componentes de seis familias, y con ello nos remontamos hace muchos años atrás, los que llevan a cabo de mantener viva esta tradición.

Durante un año se ocupan del mantenimiento de la ermita del Calvario, así como, del cambio de las sábanas del altar y las vestiduras de la imagen de la Dolorosa (la que no sale en procesión), que esta a los pies de Cristo. Todo ello en compañía siempre de las personas que por su devoción se encargan durante cada día de la semana de abrir y cerrar la ermita, de limpiar y de estar siempre pendientes de que no ocurra ningún incidente en dicho lugar sagrado.

Podríamos decir que el ciclo empieza después de la fiesta de San Vicente, cuando se entregan todas las pertenencias: sábanas y ropa de la Dolorosa a la familia que se encargará durante el año siguiente de su conservación, y que finaliza con la bajada de la imagen y su posterior subida al Calvario.

Detallamos las familias herederas, partiendo de la que este año es la protagonista:

Pablo Mendez, forma parte de los herederos de su abuela Josefina “Funera” y a los que corresponde la fiesta cada doce años. Esta familia entregará las llaves a Vicenta Agut, “La Valera”, la cual, comparte con su primo Manolo, cada seis años. A continuación viene la familia de herederos de Vicente Fabregat, “Climent”, que la celebran también cada seis años. De ellos pasa a la familia de Elvira Cherta y Francisco Cherta, que cada uno de ellos la recogen cada seis años. De ellos pasa a los herederos de Perfecto Tena, cada seis años también. De los cuales pasa a la familia de Paquita, su padre Leonardo, cada seis años también, y de ella pasa a la familia de Elvira Molner y Vicente Molner, “Funeros”, que comparten la fiesta cada seis años con sus primos los herederos de Josefina “Funera”. 

 

volver