Inicio

Comuniones primer fin de semana

 

El día 28 de mayo a las 18.30 h, comenzaron las primeras comuniones en nuestro pueblo, fue la primera vez que se realizó en sábado y fueron ocho los niños que recibieron a nuestro Señor ese día.

Nuestro Sacerdote, D. Nuno Vieira, salió a recibir a los padres y niños, que estaban esperando en la plaza de la Iglesia. Ya todos preparados comenzaron a entrar en orden al Templo mientras el coro infantil cantaba, y familiares y amigos los recibían en pie muy ilusionados.  

Después de haber recibido el bautismo y haber recibido el sacramento del perdón, hoy, estos niños iban a recibir otro regalo de nuestro Señor, un regalo precioso, pues era Él mismo, el propio Jesús, el que se iba a hacer presente en un trozito de pan para ser su compañero en todas las horas de su vida.

D. Nuno, le decía a los niños que Jesús está en el Sagrario día y noche, y marcando su presencia, hay dos lámparas en la pared, velas que no se apagan nunca, pues Jesús está ahí con su corazón a palpitar de amor por todos nosotros, y nos quiere dar cosas grandes, y nos las dará en nuestra vida si procuramos seguir al Señor, teniendolo siempre presente a nuestro lado.

Y así, debemos dejar las cosas que no son importantes de costado, las envidias, las tonterías y pensar que lo principal es hacer lo que Jesús nos pide: «amaos los unos a los otros», debemos querernos, en primer lugar a nuestros padres y estarles agradecidos, porque gracias a su amor, estamos aquí.

Los niños recibieron un cirio de manos de las catequistas y recibiendo la luz de Jesús resucitado del Cirio Pascual, profesaron juntos la fe que sus padres les transmitieron en el bautismo, posteriormente fueron a la pila bautismal a besarla, para recordar que es ahí donde se hicieron cristianos.

Nuestro Sacerdote nos presentó y bendijo el nuevo estandarte y el mantel del altar. Dos piezas preciosas que Charo y Gema han bordado durante cinco meses, y han querido regalar a la parroquia para que los niños de comunión tengan su propio guión en las procesiones.

Llegados al momento de la comunión, los niños comulgaron de uno en uno y de rodillas frente al altar, mientras el coro infantil cantaba «caminaremos los dos», una canción muy bonita que nos invita al amor de Jesús.

Finalizó la celebración ofreciendo unas oraciones y unas rosas a la Virgen de Fátima.

 

 

volver