Inicio
En este día soleado del mes de mayo, además, los fieles vivimos la culminación de la Pascua, dando paso, después de este día, al Tiempo Ordinario. Pero antes, Jesús nos envía desde el Padre el don de su Espíritu, el Espíritu Santo, él mismo que anunciaron los profetas, aquel que dio impulso a la Iglesia naciente y, constantemente, actúa en ella. El Espíritu Santo que nos da el convencimiento de la fe y, con su presencia, promueve la verdad, la bondad y la belleza, alentando a la humanidad hacía la esperanza de una nueva tierra.

Llegados a la homilía, D. Nuno hablaba a los niños de la importancia de la Sagrada Comunión, explicándoles “a todos los sacramentos los llamamos Santos, pero a la Eucaristía, de un modo especial, la llamamos Santísima, porque Jesús, bajo la apariencia de pan y de vino, a las palabras que pronuncia el sacerdote - que no es ya el sacerdote sino que es Jesús que habla por su boca - esto es mi Cuerpo y esto es mi Sangre, desde ese instante, aunque tenga la apariencia de pan y de vino, cambia su sustancia y es el Cuerpo y la Sangre del Señor que se hace presente en medio de nosotros para venir a nuestro encuentro, para alimentar nuestra vida, para alimentar nuestra alma”.

Hoy, de un modo especial, celebrábamos este momento tan importante al lado de estos niños de primera comunión, los cuales, eran invitados por el Señor para estar con Él en su mesa, y a partir de este día tan especial, permaneciendo en estado de gracia, podrán recibirlo en sus corazones siempre que lo deseen.

Momentos antes de la comunión, los niños presentaban al Señor sus peticiones, rogando especialmente, por todos los niños y niñas que, al igual que ellos, hoy en el mundo celebraban su primera comunión, y también por sus padres, para que el Señor les de fuerzas en su tarea educativa y sean modelo cristiano para sus hijos.

Finalizaba la celebración con un gran aplauso por parte del público asistente, y con la felicitación por parte del Párroco a estos niños y niñas, deseándoles que gocen de este día tan agradable en el que Jesús entra en sus vidas, y que disfruten con sus seres queridos de los deseos, regalos y sorpresas que recibirán de todos ellos.

 

 

Axel José Ebrí Pitarch

Joan Solsona Puig

Abraham Duran Perales

Ricard Bellés Pulido

Mario Jesús Valero Aguilar

Sara Vila Gil

Rubén Juan Andrés

Ramón Alexandru Dobos

Carla Zambrano Casanova

José Manuel Casanova Sánchez

Lucía Llambriche López

Clara García Marín

    Volver