Inicio

Después de haber celebrado las últimas fiestas de la Ascensión del Señor a los Cielos, de la venida del Espíritu Santo - en la fiesta de Pentecostés -  ahora celebramos a Dios, Solemnidad de la Santísima Trinidad, que es Uno sólo, pero en tres Personas Divinas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. El Padre porque es el creador, el Hijo porque es el Redentor, y el Espíritu Santo porque es aquel que viene después y que procede del Padre y del Hijo, recibe la misma adoración y gloria, y es el Santificador.

“Hay tanto amor entre las tres personas divinas que decidieron crearnos, haced a su imagen y semejanza hombres y mujeres. No sabemos como entró el pecado y la muerte en la historia del mundo, un día Dios ya se nos revelará, pero el proyecto de Dios es un proyecto de felicidad para nosotros, en este mundo, una felicidad condicionada por el pecado y por la muerte, pero estamos llamados a una vida eterna, estamos llamados a vivir para siempre”, explicaba D. Nuno a los niños durante su homilía.

Tras las palabras de nuestro Párroco, los niños renovaron su fe en la Santísima Trinidad, y pronunciaron sus renuncias al pecado, al demonio, profesando su fe en Dios delante de familiares y amigos.

Finalizaba así este curso de catecismo y comuniones 2011-2012, dando paso a la última Solemnidad importante que vivirán estos niños el domingo que viene: El Corpus Cristi.  

 

 

volver