Inicio

Virgen del Carmen

El domingo día 17 de julio, en un día de fiesta, y grande, se celebraba en Torrenostra la procesión marinera en honor a Ntra. Sra. del Carmen.

Empezaba así esta solemnidad, que como todos los años, la Virgen del Carmen era llevada en barca por los miembros del club náutico, y paseada por las aguas de nuestras playas acompañada por más de una veintena de barcos.

Finalizado el recorrido marítimo, la Virgen, entraba a la población en brazos de nuestros marineros, y era recibida, entre cohetes y bengalas, por nuestro Párroco D. Nuno Vieira, miembros de la cofradía del Carmen, Reina de las Fiestas y su Corte de Honor, el Sr. Alcalde, miembros de la Corporación Municipal, Banda de Música y una gran multitud de vecinos. Posteriormente era llevada en procesión por la calle San Juan hasta la Iglesia del Carmen en Torrenostra.

Una vez posicionada a un lado principal del altar, comenzó la Santa Misa oficiada por D. Manuel, un Sacerdote de Castilla, que ya hace un par de años que tenemos el gusto de recibirlo en nuestra población para que descanse unos días y disfrute de nuestras playas, y coficiada por nuestro Párroco D. Nuno.

En su homilía, D. Manuel, nos decía que la Virgen siempre esta dando algo y en este día nos estaba ofreciendo un regalo, “Hoy la Virgen ha venido gratamente acompañada por barcos, de un tipo o de otro, ha desembarcado la Virgen, viene del mar”, y nos recordaba a todos, que hoy hemos tenido la dicha y el gozo de poder participar de esta festividad, así como de la arena, del sol, del mar, de la buena compañía, de la tranquilidad y, gracias a Dios, de la paz.

En referencia al Salmo, “Señor del cielo y de la Tierra”, D. Manuel nos explicaba que “Dios, dejó el mar para la Virgen María, y así, la llamamos Estrella de los Mares”, y añadía: “La Virgen es la Reina del Mar, todos los pueblos que vivimos pegados a la costa, le tenemos que tener una devoción más especial que aquellos que viven en el interior. Pueblos donde les hablan del mar y no lo ven, donde les hablan de las olas y piensan que son sueños, hablan de la Virgen que protege a los marinos y dicen ¿Habrá gente que también vive en el mar? Y nos dejaba la siguiente reflexión: “Si tres cuartas partes de la tierra son agua, nosotros vivimos como en una isla de nuestro planeta, gracias a la Virgen que vigila y controla todos los mares”.

Finalizaba así una celebración solemne en honor a Nuestra Señora del Carmen, pidiendo por todos los navegantes, por todos que trabajan en la mar, el duro trabajo de la mar, por todas las familias que tienen alguna relación con las personas en ese trabajo, y por tantas personas que buscan una luz en el mar. Que la Virgen María, que nos da ese escapulario de confianza y de paz, nos pueda reunir, para poder volvernos a ver, con la misma salud, con la misma alegría, y con la misma cara en nuestro rostro el año que viene.

 

 

volver